Obras del Eurotúnel continúan en Ilobi

Con la ayuda de Idoia y Josu (ADES), Rubén (Takomano), Antxonio y Eneko (GEMA) organizamos otro ataque al sifón superior. Esto sí que fue un ataque en toda regla por tierra, mar y aire, y no lo de las tropas aliadas y la aviación rusa de estos días en Mosul.

¿Que no? Hasta achicar agua a botes estancos hicimos, ¡en serio!.

El primer equipo, Eneko y Antxonio, tras descartar acercarse por la cabecera del último pozo, intentó la escalada justo encima del sifón. Negativo.

El segundo – Josu y Rubén- siguió peleándose con el meandro que nos había llevado hasta allí. Estaba claro que ese día no respiraba nada, pero una vez allí había que intentarlo… Al final de la tarde, picando un poco por allí y un poco por allá, consiguieron colarse. Un pequeño destrepe daba acceso a un meandro estrecho, en forma de ojo de cerradura, que unos 20 m más adelante comenzaba a reducirse para acabar inundándose por completo. Descartado también.

El equipo de las chicas – Idoia y María -, tras estudiar la cuestión y preparar cuidadosamente el terreno con unas cuantas presas, se lanzaron a vaciar el sifón. Si la última vez estaba bajo, en esta ocasión lo estaba aún más. No íbamos a tener una ocasión mejor. Unos 100 viajes de bote estanco a la presa superior después, y con el sifón totalmente drenado… alguien tuvo la inspiración de intentarlo por el tapón de sedimento de la derecha. Al menos estaríamos secos… Por turnos, fuimos excavando y extrayendo barro, calculo que más de un metro cúbico. Unas 3 o 4 horas después, agotados los ánimos y sin resultados claros, tuvimos que darnos por rendidos.

¡Se ha perdido una batalla, pero no la guerra! Yo, al menos, pienso dedicarle otra sesión… (¡si después de este post consigo encontrar un acompañante!)

Continuará…

 

Gaztelu (sept/oct 2016)

Después del parón relativo tras Larra, a mitad de septiembre empezaron a notarse movimientos en los foros espeleológicos. El grupo AMET nos ofrecía la sima de Gaztelu, una de las simas más profundas de la CAPV y que había sido explorada hace décadas, para formar un interclub (estilo UTE) y reexplorarla. Siendo un sumidero activo, los meses apropiados para hacerlo eran a priori septiembre y octubre.

Organizados el equipo y el material que cada uno podía aportar, se lanzó la invitación al resto de grupos y comenzó la campaña.

17 de septiembre – instalación

Participantes: Raúl (LET), Troti, Antxonio (GEMA), Urtzi (Burnia), Josu (ADES)

En tres entradas de dos equipos (Antxonio y Urtzi por una parte, Raúl, Troti y Josu por otra), se instala en un fin de semana la sima completa, hasta el colector. Se instalan además unos resaltes para recorrer las galerías de abajo y acceder al sifón. Hay algunas trepadas- escaladas, y el sifón no parece imposible de bucear. La nueva instalación, que busca apartarse del agua, ha duplicado los anclajes que había instalados hasta ahora.

1 de octubre/ topografía

Participantes: María (LET), Pedro (GAES); Josu e Idoia (ADES); Eneko y Antxonio (GEMA).

Durante la semana se valora si bajar a bucear el sifón, pero al final el equipo no se decide a bajar a valorar.

El primer equipo en entrar son Josu y Eneko, con el cometido de mejorar la instalación de los resaltes, ver el sifón, y continuar explorando y equipando lo que sea necesario río arriba. En esta parte han realizado alguna trepada, y han localizado alguna otra que convendría revisar, aunque la mayor parte es un meandro, cortado a intervalos por grandes chimeneas verticales.

Siguen María y Pedro, con la topografía. Hemos decidido rehacer todo el nivel del colector, por si apareciese algo nuevo poder encajarlo en la topo sin duda. Revisamos todo el sector de río abajo, hasta el sifón, y aproximadamente el tercio inicial de río arriba. El sifón no nos parece muy atractivo, y todas las posibles incógnitas son chimeneas de vértigo.

Antxonio e Idoia son los últimos en entrar, para reforzar aún más algunos puntos de la instalación, y hacer la ficha de equipe. A pesar de algún percance que quedó en susto, bajan hasta -350 y suben cuando su Disto comienza a fallar.

La sensación que todos compartimos es que es una cueva preciosa para visitar, pero que no guarda grandes secretos.

 

Sesión de topografía

Día de actividad para Raúl, María e Idoia (ADES), que ante la deserción masiva ha venido a echarnos una mano y avanzar con la topografía que llevaba ya unos meses abandonada.

Pasamos las primeras horas de la mañana reconociendo de nuevo los lugares ya hechos, y haciendo un ramal (80 m) de conexión, que en la última sesión se hallaba inundado por completo.

Continuamos después tras el paso sifonante que nos detuvo el año pasado. Pero al otro lado, en lugar de la galería que esperábamos, sólo hay algunas trepadas bastante guarras por el barro. Convencidos de que ese no es el camino, retrocedemos, nos ponemos el neopreno, y, cuando por fin estamos de nuevo en marcha… falla el Disto. Parece que cosa de la batería, aunque a última hora en casa funciona de nuevo perfectamente. Misterios.

En fin, no ha sido una jornada gloriosa. 100 m de topo no justifican todo el barro que vamos a tener que limpiar… Eso sí, la lista de incógnitas a las que hincarle el diente va en aumento…

Gaztelu (15-oct 2016)

Participantes: Raúl (GEE/LET), Idoia, Josu y Unai (ADES), Urtzi (Burnia), Antxonio, Eneko (GEMA), Pedro y Ester (GAES), Rubén (Takomano).

Tras un par de entradas, y ante la cercanía de las lluvias, decidimos finalizar la topografía y desequipar la sima. Durante la semana han llovido unos litros, con lo que toca vigilar la evolución del caudal en las surgencias.

Sobre las 11 de la mañana, abren la expedición el equipo de topografía (Ester, Urtzi, Raúl) y fotografía (Antxonio, Idoia), que trabajan en el colector. Mientras se hace fotografía hacia el sifón, el otro equipo retoma la topo donde se abandonó en la última sesión (río arriba). Continúan topografiando el meandro remontante y sus aportes; entre tanto, Josu y Eneko van resolviendo algunas pequeñas escaladas que conducen a chimeneas enormes y se desestiman.

Entre tanto, Rubén y Unai Z. despejan algunas incógnitas en los pozos superiores. Tampoco resultan en nada reseñable.

Nos retiramos desequipando los pozos y retirando el material. A las 12:30 está fuera el último, con todo el trabajo concluído.

Conclusión: una sima cómoda y digna de visitar, bastante impresionante por los restos del nivel del agua en sus muros, y también por los fósiles que tachonan las paredes, sobre todo en el pozo de 80. Pero con poco nuevo por hacer, sin embarcarse en escaladas faraónicas.

 

 

Salida a Bixentaliyesota

Este año nos habiamos propuesto hacer una serie de salidas de grupo, una al mes, y el sábado 16 de abril fue la primera.

Parecía que el día nos iba acompañar cuando quedamos en el local del grupo, pero no hubo suerte: nos tocó una ligera mojada (para alguno más que para otros). Llegamos a la boca de la sima, instalamos el pozo (con uan  pequeña discusion, por donde poner la cuerda para poder bajar). La sima muy impresionante; si no es la mas bonita del parque,  poco le faltará. Superó con creces las expectativas que teníamos sobre ella, en cuanto a la belleza y amplitud de la sala. Es tan bonita que se decide repetir la visita para hacer un reportaje fotográfico.

asistentes: Patxi Areta, Miguel, Forges y Raul.

 

Balance de daños

Después de los últimos acontecimientos no imaginábamos mejor lugar para pasar la Semana Santa que en el Kursaal Txiki (o vivac de la Txantxangorri).

Entramos el jueves, con un día espléndido en superficie. Dos petates por cabeza, pero es lo que tiene pasar 5 días bajo tierra y pretender convertirlo en jornadas gastronómicas. Aún tuvimos ganas de topografiar y fotografiar un sector, para poder desequiparlo.

IMG_0697.JPG

El viernes, mientras se retocan algunas instalaciones, topografiamos y balizamos los más de 500 m de galerías de la ultima sesión, peinando incógnitas. Hacia la tarde aparece otra galería de las de impresionar: volúmenes amplios y formaciones de las que duele pisar. 250 m más que, por supuesto, topografiamos.

Los días siguientes hay menos suerte, y también menos fuerzas, pero seguimos ganando mefros. Una escalada, un caos de bloques, una galería que al lado de lo de días pasados es arrastradera… ¡En punta aún huele a cueva, pero a partir de ahora va a haber que pelearlo de nuevo!.

En total, cerca de 1000 m de topografía, que en línea recta nos acercan 400 m en la buena dirección. Punta de exploración abierta y varias incógnitas por revisar, sin hablar de los pozos (prohibidos).

Pero la  Txantxangorri no da nada gratis…

 

Sorpresas en las entrañas de Ubal (12/3/2016)

Un axioma de la espelología dice que “las cuevas se terminan cuando lo decide el espeólogo“. A veces no; a veces das la vuelta a una galería que parecía que avanzaría durante varios cientos de metros y encuentras un sifón. O un pozo amplio, circular, perfecto, resulta un poco ciego.

En otras ocasiones te tienen durante unos meses entrenido, despistado, pensando que otra vez han decidido por tí. Y cuando estás a punto de desesperar y empezar a desequipar… a alguien le da por revisar esa incógnita, o esa desobstrucción. Y da la campanada.

Y la Txantxan la dió. Renventó por la sala Pantxi (debe ser que no le cabía más barro). Bueno, en realidad eso fue hace cosa de un mes. Este fin de semana, mientras un Josu (ADES) se ocupaba de retocar algunas instalaciones y otro (Urtzi, Unai ADES) topografiaba el tramo de galería pendiente, Antxonio (GEMA) y yo instalamos un pasamanos para sortear un pozo que interrumpía la galería y acceder a la continuación, al otro lado.

La instalación no resultó tan difícil como parecía a primera vista, pues la roca era mejor de lo que aparentaba (eso y que Antxonio es un máquina), así que en dos atacadas nos presentamos al otro lado, tras unas tres o cuatro horas de trabajo. Y una vez allí… ¡a correr!. Después de un par de curvas nos dimos la cuenta de que la cosa iba en serio, y exploramos el resto de la galería casi sin palabras. Volvimos cuando se nos acabó lo muy evidente, y nos encontramos por el camino con Urtzi, que al llegar al pasamanos y no vernos había tirado la tablet y había salido corriendo, y venía acalorado en nuestra busca. Reencuentro, comer un poco y mientras Antxonio con los hermanos Ceberio se retiraban al vivac Urtzi y yo volvimos a punta. Instalamos y bajamos una rampa, pero no podíamos seguir sin instalar, y decidimos volver. Menos mal, porque de vuelta nos dimos de cuenta de que nos había podido la emoción, ¡y bien que lo pagamos de vuelta al vivac!.

Al día siguiente nos levantamos sin prisa y salimos con calma… y pensando ya en volver.

Exploración en Terra Incógnita (VI, VIII … o quién sabe)

Nueva jornada de exploraciones en Ilobi, para intentar avanzar en Terra incógnita. Hoy con invitados nuevos (Idoia y Josu y Unai Ceberio, del ADES), además de los habituales.

IMG_0666.JPG

La primera tarea, intentar superar el sifón colgado al final del 500 m vallas, abriéndose paso a través de un estrecho meandro unos metros antes del sifón. Para esto organizamos este intercambio cultural -o más bien espionaje industrial – sobre métodos de desobstrucción. Seguramente veníamos con una idea demasiado optimista, porque cuando lo vemos sobre el terreno queda claro que no lo vamos a superar en una sola sesión. Pero se hace un buen trabajo: en la siguiente podremos asomarnos para decidir si continúa y merece la pena finalizar el trabajo. Y si todo falla, ¡a palear!, pero ese sifón hay que pasarlo.

El otro grupo reequipa la conexión con el meandro impresionante desde Maiatzak 1, para asegurarse de dónde se produce el empalme y cerrar la topografía. Lo que parecía una tarea fácil – 20 m sobre el plano – se convierte en un rally de escaladas y descensos por un meandro laberíntico. Escalan también el aporte que teníamos pendiente, que continúa en galería y va a dar a un caos de bloques con aire. (¿Ventilado, aireado, con un ligero frescor en la cara?… Necesito más entrenamiento en el uso de la escala para precisar).

Aquella punta está quedando muuuuuy lejos, si hay que trabajar abajo a este ritmo; durante el ascenso nos damos cuenta perfectamente. Pero la borda caliente y la monumental paella lo curan todo…

Más datos de la jornada en http://actualid-ades.blogspot.com.es/2016/02/ilobiko-leizea-aralarreko-barruak.html

 

 

Un día más en la Txan (29/1/2016)

Por fin, después de unas cuantas intentonas de visitar el vivac de la Txantxangorri, lo he visto y vivido.

Entramos el sabado a la mañana y, tras dos horas y media de descenso por la torca llegamos a la casita de interior. Ahí nos están esperando impacientes los aguerridos espeleos que prefirieron entrar desde el viernes, con las tareas ya preparadas. Nos juntamos seis personas, y hacemos tres grupos (unos a escalar junto al vivac, otro al fondo de la sima y el tercero a la casita de chocolate).

La idea de hacer los grupos es para empezar a cerrar incognitas: tenemos demasiados frentes abiertos. Los escaladores cierran la ventana, pero encuentran una sala con formaciones, la más bonita de la torca. Los chicos del fondo prácticamente cierran las incognitas, aunque se les queda una ventana en la zona del pequeño carlista. Los aventureros de la casita de chocolate (¿por qué vendra ese nombre?), después de montar el pasamanos que se quedó sin terminar de la anterior exploración por falta de material, damos con un pequeño destrepe que nos da acceso a un meandro. De aquí podemos llevar tres direcciones: una nos da a otro pozo que se cierra abajo por una pérdida de agua impenetrable. Otra  direccion es casi la anterior, pero sin llegar a bajar el pozo; una galería nos lleva a una salita. Se escucha caída de agua y existe una pequeña ventana, por la cual se ve una sala con cascada de agua. Excavamos para hacer la ventana más grande y acceder a ella. Nos da acceso a dos pozos pequeños que terminan en un meandro por el cual se pierde el agua. Después de introducirnos en él y terminar rebozados de barro, llegamos a un paso impenetrable. Tiene pinta de seguir (con otros medios iremos a ver cómo sigue). La tercera direccion nos da acceso a un pozo inmenso; creemos que puede tener 100 m. más o menos. El poco material del que disponemos sólo nos deja montar la cabecera; lo dejamos para la siguiente exploración.

Volvemos al vivac, comentamos las noticias del día, cenamos y a dormir. Mañana remontaremos a la superficie. Nos espera el amigo sol.

Participantes: Raúl(GEE-LET), Unai y Antxonio (GEMA), Urtzi (BURNIA), Ajillo (ESPONTANEO)