Atrapados en el kaos. Bu56

Anuncios

Baten un record mundial de funambulismo subterráneo

4 equilibristas franceses han atravesado hoy la sala de la Verna, desde la entrada de la galería Aranzadi al punto opuesto de la sala, junto a la entrada del tunel de mina.

230 m de longitud, a casi 100 m sobre el suelo, sobre una cinta de 25 mm de ancha.

Aunque la competición ha estado abierta al público, quedaba un poco a desmano para un día laborable. Pero, ¡lo que habríamos dado por presenciarlo!

La noticia en un medio local (en francés)

 

Dans le gouffre de la Pierre-Saint-Martin (ici, la Verna) à Saint-Engrace, le 15 avril 2016. Dans le gouffre de la Pierre-Saint-Martin (ici, la Verna) à Saint-Engrace, le 15 avril 2016. – Iroz Gaizka / AFP

Balance de daños

Después de los últimos acontecimientos no imaginábamos mejor lugar para pasar la Semana Santa que en el Kursaal Txiki (o vivac de la Txantxangorri).

Entramos el jueves, con un día espléndido en superficie. Dos petates por cabeza, pero es lo que tiene pasar 5 días bajo tierra y pretender convertirlo en jornadas gastronómicas. Aún tuvimos ganas de topografiar y fotografiar un sector, para poder desequiparlo.

IMG_0697.JPG

El viernes, mientras se retocan algunas instalaciones, topografiamos y balizamos los más de 500 m de galerías de la ultima sesión, peinando incógnitas. Hacia la tarde aparece otra galería de las de impresionar: volúmenes amplios y formaciones de las que duele pisar. 250 m más que, por supuesto, topografiamos.

Los días siguientes hay menos suerte, y también menos fuerzas, pero seguimos ganando mefros. Una escalada, un caos de bloques, una galería que al lado de lo de días pasados es arrastradera… ¡En punta aún huele a cueva, pero a partir de ahora va a haber que pelearlo de nuevo!.

En total, cerca de 1000 m de topografía, que en línea recta nos acercan 400 m en la buena dirección. Punta de exploración abierta y varias incógnitas por revisar, sin hablar de los pozos (prohibidos).

Pero la  Txantxangorri no da nada gratis…