Sorpresas en las entrañas de Ubal (12/3/2016)

Un axioma de la espelología dice que “las cuevas se terminan cuando lo decide el espeólogo“. A veces no; a veces das la vuelta a una galería que parecía que avanzaría durante varios cientos de metros y encuentras un sifón. O un pozo amplio, circular, perfecto, resulta un poco ciego.

En otras ocasiones te tienen durante unos meses entrenido, despistado, pensando que otra vez han decidido por tí. Y cuando estás a punto de desesperar y empezar a desequipar… a alguien le da por revisar esa incógnita, o esa desobstrucción. Y da la campanada.

Y la Txantxan la dió. Renventó por la sala Pantxi (debe ser que no le cabía más barro). Bueno, en realidad eso fue hace cosa de un mes. Este fin de semana, mientras un Josu (ADES) se ocupaba de retocar algunas instalaciones y otro (Urtzi, Unai ADES) topografiaba el tramo de galería pendiente, Antxonio (GEMA) y yo instalamos un pasamanos para sortear un pozo que interrumpía la galería y acceder a la continuación, al otro lado.

La instalación no resultó tan difícil como parecía a primera vista, pues la roca era mejor de lo que aparentaba (eso y que Antxonio es un máquina), así que en dos atacadas nos presentamos al otro lado, tras unas tres o cuatro horas de trabajo. Y una vez allí… ¡a correr!. Después de un par de curvas nos dimos la cuenta de que la cosa iba en serio, y exploramos el resto de la galería casi sin palabras. Volvimos cuando se nos acabó lo muy evidente, y nos encontramos por el camino con Urtzi, que al llegar al pasamanos y no vernos había tirado la tablet y había salido corriendo, y venía acalorado en nuestra busca. Reencuentro, comer un poco y mientras Antxonio con los hermanos Ceberio se retiraban al vivac Urtzi y yo volvimos a punta. Instalamos y bajamos una rampa, pero no podíamos seguir sin instalar, y decidimos volver. Menos mal, porque de vuelta nos dimos de cuenta de que nos había podido la emoción, ¡y bien que lo pagamos de vuelta al vivac!.

Al día siguiente nos levantamos sin prisa y salimos con calma… y pensando ya en volver.